Monday, February 27, 2006

Poetas de Leon en Alianza Francesa

Estas imágenes y textos corresponden a la tertulia realizada en la ALIANZA FRANCESA de León el día Jueves 23 de Febrero/2006 en la cual el escritor francés Michel Cassir presentó los libros de poesía "Las distancias magnéticas" (Antoine Boulad & Michel Cassir) y "El saurio topa la tarde" (Patricia Suárez), como anfitriones, apartando a nuestro amigo Jean Michel Maes de la AF-León estuvieron los grupos literarios FRAGUA y ESPJO. Participaron en este evento Juan Bautista Páiz, Marcia Ondina Mantilla, José Luis Pereira, Alberto Juárez, Bosco Bonilla, Michel Cassir, José Mercedes, Denis Pichardo, Juan Centeno, Felipe Martínez, Esthela Calderón, Daniel Pulido, Enrique de la Concepción Fonseca, Mauricio Rayo, Gloria Elena Espinoza de Tercero, Gustavo Delgado y Juan Rafael Dávila.


GRUPO ESPJO


Marcia Ondina Mantilla y Alberto Juárez



José Luis Pereira

_______________________________________________________________________________

Marco Aurelio Loáisiga, Felipe Eleuterio y el poeta Mercedes


Poeta Fernando Núñez



Poeta Michel Cassir

Dios dioses dioses

giran en la turba

antes de la ebriedad

antes de la espada y la abstinencia


dios dioses dioses

en la punta de la lengua

en el borde de la lámpara

con el gusto de roca desmoronada

en el khamsin nativo


dios dioses dioses

de paja los dedos expertos

en todos los crímenes

de panes distribuídos

como las tentáculas

de la compasión


pero dioses de caballos

agotados iluminados

que devuelvan a los campos

su esplendor primero


brazo de hierro con lo invisible

mi padre se levanta

desde su terroño estrecho

maculado de sabia

y de canto subterráneo


dioses del espanto

y de las parábolas

para unificar los estallidos

del espíritu

dioses de naufragios

para embrujar

el hueco del baile


dios dioses dioses

para el trigo transgénico

que no ha buscado nacer

que ha perdido

el hilo del alba

dioses que regulan

el soplo de la bolsa

a escondites

dioses del ocio puntiagudo

como la horquilla

de un diablito

de pacotilla


dios dioses dioses

que giran más rápido

que la tierra

que la oración

para poner soles

en los cuatro rincones del cuerpo

el pensamiento al revés

noctámbulo

tiempo de una vuelta

en las cimas

a pérdida de vista

el cielo el cielo rojo

como la historia


dios dioses dioses

con zapatos de plata

de las minas leyendarias

arrancando el corazón

de los condenados de la rueda

de la fortuna

el paraíso está pavimentado

de sermones

tabiques

para las buenas almas

nutridas con el plomo de las imágenes

tumefactas


dios dioses dioses

para el invierno el concierto

de los cuervos el repliegue

la siembra tragada

el silencio


dios dioses dioses

mal afeitados mal nutridos

rajados atomizados

en el centro de los desastres

olvidados en el fondo de un bolsillo

dejan su lugar

a dioses de santuarios

de muséos de terrazas

de milagros plebicitados

dioses de las multitudes

girando

alrededor de la multitud

ella misma desvanecida


dios dioses dioses

de humo de satélite

de red de contra-espionaje

de la ficción llevada

hasta la tiranía

dioses de opereta

de ópera de bañera

de sentido adolorido

de perla que se deslizó

en un escote de infierno

dioses de ciclones


dios dioses dioses

de leones y de fluorescencia

de riñones que corren

por las dunas

dividiendo lo infinito en vértigos

dios dados dioses

sin aliento


Michel Cassir



Mauricio Rayo



LA NOCHE

Su oscuridad
es como un gran lagarto
que te traga
y podes ver desde sus fauces
todas las estrellas
de tu pedazo de cielo
la noche es palida a veces
o luces en las calles
mulricolor de estrellas
verde oscuro en el paisaje
cerca de tus ojos
pero no es negra como la pintan
siempre tiene algo blanco
algo claro, algo luz
sin ser poetico
"aun cuando es mas oscura mi noche,
queda la inmensa brillantez de tu alma"


EL AUTOMOVILISTA

Corria siempre en su automotor detras de la muerte hasta traspasarla. Ahora,
era ella quien seguía sus ruedas a la misma velocidad del automovil. Pudo
ver por el espejo retrovisor su sonrisa de oreja a oreja y sus cuencas
picaras, chispeantes.
Pasó mucho tiempo de esa manera, coriendo velozmente y se acostumbró a
tenerla cerca. A donde él iba, lo seguía como su sombra.Así, se dio cuenta
que cuando bajaba su velocidad ella tambien disminuía su carrera;por eso,
decidio cambiar su táctica; ya no quiso correr mas. bajó de su carro y por
mucho tiempo anduvo a pie, sin prisa, saboreando platos tipicos donde se le
antojaba detenerse. Ella tambien se detenia por largos ratos a platicar con
alguien. Eran como dos niños jugando, riendose de sus travesuras.
Una noche, mientras la luna asomaba su lado oscuro, él sintió cansancio y
despacio caminaba, sentía que ella casi le tocaba los talones, entonces, se
desesperó, se hartó de la persecución y... corrió con todas sus fuerzas,
pero al doblar la próxima esquina de esa gran ciudad, encontró a la muerte,
esperándolo con las piernas cruzadas.

Mauricio Rayo



ENRIQUE DE LA CONCEPCION FONSECA


Gloria Elena Espinoza leyendo poemas


_____________________________________________________________________________________

BOSCO BONILLA


EL CIRCO DE LA NOCHE

Esta noche

sólo una estrella sobrevive a mi mirada;

los árboles se mecen

para ver si estoy despierto,

y la gente

en su intento de existir desaparece

tragados por las sombras

salidas de un sombrero.

Sin nada que decir la luz se apaga;

El reloj recuerda

Una hora y otra y otra …

La ciudad se va muriendo

Y la carcoma oscura

Avanza hacia mi

Como un desfile de hormigas fatigadas.

Cualquier cosa es un rostro,

Luz y sombra en malabares,

Faroles que se muestran cual demonios,

Leones dormidos junto a la fuente

Azotados por mis ojos

Todo es una jaula.

Es la noche un circo misterioso

Donde hoy

Soy el único asistente

Esperando ser parte de algún acto de magia.


Bosco Bonilla

_____________________________________________________________________________________


Juan Rafael Dávila


Ahora

Ahora todo.
Después de muerto, nada.
Dame ahora tu gesto, tu fe, tu palabra;
el argumento perfecto de tu risa.
Ahora todo.
Después de muerto, nada.
Para que entonces, por ejemplo,
flores y lágrimas,
si es ahora cuando necesito, urgente,
tu solidaridad invulnerable.
Ahora todo.
Después de muerto, nada.
Para qué entonces todo,
si en mí todo será nada ?


El silencio de tus ojos

Amo el silencio de tus negros ojos.
Solos y tristes como dos secretos.
Tus ojos mansos como dos ternuras.
Tus ojos dulces como dos tristezas,
Amo el silencio de tus negros ojos,
solos y tristes.
Hondos abismos donde se suicidan
sueños y versos.
Nidos de sombra donde alguna noche,
pondrán mis labios
el temblor de un beso

Juan Rafael Dávila

______________________________________________________________________________________


JUAN BAUTISTA PAIZ

____________________________________________________

La Escasez de tu almohada


La escasez de tu almohada

no es necesaria

ni requisito.

Para probar tu honestidad

me basta

que tu sinceridad

no esté diseñada con papel celofán

sino que se asoma

tras la mutilada proposición

de las lágrimas

que en gotas

rebalsa la vasija estrujada

por la excitación del sexo.


En la colorida alborada

En la colorida alborada

la cruz del sur se tambalea.

No entendés el porvenir

menos el tiempo

que mide las palpitaciones de tu oración

al llegar al sur

y enterarte que ahí

no es el fin de las tinieblas

sino que apenas inicia

el alba a vestirse con los hilos

del aire

y a danzar con las nubes borrachas

por tu balanceo en el vacío de la infinita distancia.

JUAN BAUTISTA PAIZ

____________________________________________________________________________________




El Poeta José Mercedes declama unos versos a petición de Michel Cassir


Esthela Calderón y Denis Pichardo (El poeta más puro de León)


Jean Michel Maes

ALIANZA FRANCESA , León

_________________________________________


Gustavo Delgado (Taca Taca)


CAYO EL TIRANO

... Y los muchachos con el alba en sus miradas disparan
pin
pin pin
pin pin pin pin
pin pin pin pin pin pin
pin pin pin pin pin pin pin pin pin
pan pan pan pan pan pan pan pan pan
taca taca taca taca taca taca taca taca taca taca taca taca
taca taca taca taca taca taca taca taca taca taca taca taca taca
taca taca taca taca taca taca taca taca taca taca
taca taca taca taca taca taca
taca taca taca taca
taca taca
y
¡BOAAAMMMM!
cayó
el
tirano


/Gustavo Delgado/La Fuerza Iónica/Sept.1978

__________________________________________________________________________________________

Poeta Rafael Dávila (León) y Poeta Michel Cassir (Francia)

_______________________________________________________________________________________


IDILIO PERPETUO


Inagotable
energía del universo
ondas sonoras
danzando en la inmensidad celestial
Tú en tu Altar
Tú en tu cielo
.
.
.
yo
.
.
.
venerando tu Altar
embelesado en tu cielo
soñando tu cielo
soñando tu Altar
adorando tu cielo
por los siglos
de los siglos
de los siglos
de los siglos
de los siglos
de
los
s
i
g
l
O
S


Gustavo Delgado
León, Enero 2006.



Arriba Izq a Der: Juan Centeno, Rafael Dávila, Gloria Elena Espinoza
Esthela Calderón, Enrique Langrand, Juan Bautista Paiz, Mauricio Rayo

Abajo Izq a Der: Daniel Pulido, Fernando Nuñez, Felipe Eleuterio Martínez.